Ciencia

¿Podrían las Algas Marinas Gigantes ser la Próxima Fuente de Biocombustible?

El alga gigante, la mayor especie de algas marinas del mundo, es una fuente atractiva para fabricar biocombustibles. En un estudio reciente, se ha probado una novedosa estrategia de cultivo de algas que podría permitir su producción continua a gran escala. La idea clave consiste en trasladar diariamente las reservas de algas a las aguas cercanas a la superficie para que reciban luz solar y a las aguas más oscuras para que reciban nutrientes.

A diferencia de los cultivos energéticos actuales, como el maíz y la soja, el cultivo de algas no requiere tierra, agua dulce ni fertilizantes. Y el alga gigante puede crecer más de 30 centímetros al día en condiciones ideales.

Las algas suelen crecer en zonas poco profundas cerca de la costa y sólo prosperan donde la luz solar y los nutrientes son abundantes. Ahí está el reto: la capa de luz solar del océano se extiende hasta unos 200 metros por debajo de la superficie, pero esta zona no suele contener suficientes nutrientes para el crecimiento del alga.

Gran parte de la superficie del océano abierto es pobre en nutrientes durante todo el año. En las zonas costeras, el afloramiento de aguas profundas que suben a la superficie y aportan nutrientes es estacional. En cambio, las aguas más profundas son ricas en nutrientes pero carecen de luz solar.

El estudio demostró que el alga soportaba los cambios diarios de la presión del agua mientras la hacían circular entre profundidades de 9 metros y 80 metros. El alga cultivada adquirió suficientes nutrientes del entorno más profundo y oscuro para generar un crecimiento cuatro veces mayor que el alga que se transplantó a un hábitat de algas costeras nativas.

Por qué es importante

La producción de biocombustibles a partir de cultivos terrestres, como el maíz y la soja, compite con otros usos de las tierras de cultivo y el agua dulce. Utilizar plantas del océano puede ser más sostenible, eficiente y escalable.

La biomasa marina puede convertirse en diferentes formas de energía, incluido el etanol, para sustituir el aditivo derivado del maíz que actualmente se mezcla con la gasolina en Estados Unidos. El biocrudo se produce mediante un proceso llamado licuefacción hidrotérmica, que utiliza la temperatura y la presión para convertir materiales como las algas en aceites.

Estos aceites pueden procesarse en las refinerías existentes para convertirlos en combustibles biológicos para camiones y aviones. Todavía no es práctico que estos medios de transporte de larga distancia funcionen con electricidad porque necesitarían enormes baterías.

Según los cálculos, la producción de algas suficiente para abastecer a todo el sector del transporte de Estados Unidos requeriría el uso de una pequeña fracción de la Zona Económica Exclusiva de Estados Unidos, es decir, la zona oceánica situada a 200 millas náuticas de la costa. de sostenibilidad del siglo XXI.

Etiquetas

Acerca del Autor

Andres

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario

Síguenos en Facebook